Sobre mi

 👋 ¡Hola!

Me llamo Oriol y soy de Andorra, si, Andorra , un pequeño país entre España y Francia de unos 75,000 habitantes, ¿loco, verdad? ¡Pues este es mi pequeño gran país!

Nací un 2 de febrero de 1989 y hasta los 21 años, cuando gané mi primer sueldo hice mi primer viaje al extranjero, sin contar España y Francia que me parece por lógica, ya que solo nos separa unos 35 km de una frontera a la otra y ya son como de la tierra.

Mi primer destino fue Roma, y aun recuerdo que no dormí en toda la noche y que tenía miedo al iniciar mi primer viaje  “solo”, al poco tiempo me anime con  Dublín, y con 23 años cruce el charco para conocer  Buenos Aires y recorrer Uruguay con un coche alquilado, hasta llegar al ahora con más de 54 países a la espalda, y con los mismos nervios y ganas de comerme el mundo como el primer día.
Porque esto me representa y apostar para cumplir tus metas y sueños tendría que estar a la orden del día, con todo aquello que implica.

Tengo que confesar que hay una pequeña mentira en todo esto, mis ganas de viajar no salió con la curiosidad de mi primer sueldo, sino gracias al fútbol. Lo bueno de ser andorrano es que te permite participar en algunas de las selecciones nacionales si tienes ciertas habilidades, pues yo fui uno de esos, con 15 años fui a jugar un Preeuropeo a Serbia durante una semana, era la primera vez que salía tan lejos, pero todo era organizado, del entrenamiento al hotel y de allí al partido. Serbia acababa de salir de una guerra y se notaba en sus calles, de hecho íbamos escoltados todo el tiempo. Desde allí fue cuando me picó la curiosidad y el mosquito viajero, conocí a Igor nuestro traductor (aún tenemos contacto) y miles de preguntas sobre el país le empezaron a avasallar, y desde aquel momento, en nuestros tiempos libres, que eran pocos, un chico que de 15 años que nunca había salido de casa empezó a explorar mundo recorriendo las calles y a charlar con los lugareños del pequeño pueblo de Subótica.

Ahora, y después de renunciar a mi trabajo (que, por cierto, me encantaba), salir de mi zona de confort, toca seguir cumpliendo sueños, porque hay cosas que la escuela no te enseña, como por ejemplo, a vivir la vida al máximo, que solo tenemos una y que hay que soñar porque eso es lo único que nos llevaremos, que los sueños están para cumplirlos y que el mundo es maravilloso, por eso una de mis frases favoritas, aunque sea un poco dura para algunos, es que ya descansaré cuando esté en paz.

Después de este rollo, y lo siento de corazón, ya que habéis  seguido leyendo hasta el final, quería daros las gracias por el apoyo, y por acompañarme en esta gran aventura, para los que aún no hemos tenido el placer de conocernos, espero que el tiempo nos lleve a disfrutar juntos de este viaje, donde prometo enseñaros cada rincón de esta maravillosa aventura de una forma totalmente diferente a los tradicionales blogs de viajes.

 

¡Muchas gracias!

Translate »