¿Cómo planifico el viaje para un año?

Lo primero que debo tener claro es que quiero ver y hacer.

En mi caso, en este punto, tengo muy claro que el viaje va a empezar en América del sur, un continente enorme y diverso, con mil lugares para explorar, poder pasar de playas paradisiacas a paisajes solitarios, disfrutar de sus tradiciones y gastronomía, como de grandes ciudades a pequeñas aldeas. 


Durante mucho tiempo he querido visitar Río de Janeiro, Machu Picchu, Líneas de Nazca, desierto de Atacama, tierra de fuego… ¡y así podría seguir hasta llenar páginas enteras de mi diario!

Otra parte del mundo que me fascina es Asia. Después de estar en Tailandia, Japón e India, aún sigo con ganas de más. Filipinas, Vietnam, Myanmar y Nepal son destinos fijos en este viaje.

Para no olvidarme nada, me hago una lista los lugares que me gustaría visitar, desde restaurantes y centros comerciales a museos y puntos de interés, esto ayudará a que este completamente perdido sin saber hacía donde ir.
Una vez tengo claro los destinos, lo siguiente será fijar el tiempo que voy a dedicar en cada sitio.

En mi caso, tengo un año por delante, cuanto más tiempo pase en el mismo punto más podré disfrutar de las costumbres y la gente del lugar, pero tengo muchos kilómetros que recorrer y no me gustaría quedarme sin tiempo para terminar mi aventura.

En mi caso el refrán perfecto sería el de “sin prisa pero sin pausa”.

Otro punto muy importante será escoger la mejor época para viajar, esto puede marcar mucho mi experiencia del viaje.

Aunque con el clima nunca hay nada seguro, si puedo ver las estadísticas de años anteriores, es importante saber que me puedo encontrar dependiendo de la estación.

No es lo mismo visitar Cuba en época donde hay más probabilidades de huracanes (donde se puede arruinar el viaje) o cuando no.

También tengo que valorar cuando son las temporadas altas y bajas, esto variará el precio de los alojamientos y transportes, pero también afectará a que ciertos establecimientos podrían estar cerrados.

Con los puntos anteriores bien aclarados, ahora toca valorar el presupuesto, para eso tengo que tener claro que países voy a visitar.

América del sur, Australia, Canadá, etc…, pueden llegar a ser destinos más caros, también es verdad, por ejemplo, que el sureste asiático económicamente es mucho más factible y me puede permitir viajar durante mucho más tiempo.

Tengo que hacer una valoración de los gastos fijos que voy a tener (billete de avión, estancias, comida,….) y redondearlos siempre a más. A parte de eso, debo tener una previsión de gastos imprevistos que me puedan surgir (tener que comprar ropa, teléfono,…..), además de disponer de dinero para el ocio ( alquilar tablas de surf, bicicletas…..)

Para mi estos son los cuatro puntos a tener en cuenta antes de iniciar cualquier viaje.

Realizar un buen trabajo antes del viaje siempre ayudará a disfrutar mejor de la estancia y utilizar mejor todos los recursos de los que disponemos.

Una mala planificación puede hacernos perder tiempo valorando que podemos visitar, donde comer o incluso tener más gastos de lo necesario por no saber que transporte no sale más rentable en cada caso.

Pero seguro que para vosotros hay otros factores imprescindibles.

¿Cuál añadirías?


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »